#Tokio2020 | Las Leonas son de plata: «Esta medalla es para todo el país»

0
250

El seleccionado argentino femenino de hockey sobre césped perdió con Países Bajos por un inapelable 3 a 1 en la final de los Juegos Olímpicos Tokio 2020. Las Leonas son de plata luego de conseguir  por tercera vez una medalla en la historia olímpica.

Con lágrimas en los ojos, mezcla de felicidad, tristeza y orgullo, las Leonas Noel Barrionuevo, Agustina Gorzelany y Agustina Albertario compartieron con «todo el país» la medalla de plata olímpica ganada en los Juegos Tokio 2020 tras caer en la final con Países Bajos (1-3).

Agustina Albertario: «Esta medalla es para todo el país, para nosotras es de oro por todo lo que hicimos para estar acá. Llevamos 45 días sin ver a nuestra familia pero sentimos mucho orgullo por estar acá y tener una medalla colgada. Somos unas privilegiadas».

Agustina Gorzelany: «Fue mi primer Juego Olímpico y terminarlo de esta manera, con una medalla en el podio, es la gloria. Después de tanto esfuerzo, un proceso tan largo, con una pandemia de por medio, no hay nada mejor que esto. Ponerme la camiseta argentina es hermoso para mí. Esta medalla va para todo el país, espero que le hayamos dado una alegría en este momento tan duro. Estas lágrimas son de ilusión porque queríamos el oro pero también de emoción y alegría».

Noel Barrionuevo: «Esta medalla va para todo el pueblo argentino que estuvo alentándonos, vale muchísimo para el país. Lo vivo con mucho orgullo, con placer, nos costó muchísimos. Tuvimos mucha entrega en todo el proceso. Lógicamente la final la queríamos ganar pero estamos felices igual».

María José Granatto: «Nos vamos con una sensación rara porque queríamos ganar la final pero hay que empezar a valorar esta medalla porque no se gana todos los días. El esfuerzo dio sus frutos».

María Victoria Granatto: «El sabor es amargo porque sentimos que fuimos más en el desarrollo del partido. Se nos escapó en unos minutos en las que ellas marcaron los goles. Igualmente, esta medalla hay que valorarla y disfrutarla».

Valentina Raposo: «La medalla es hermosa, estoy feliz y agradecida. Queríamos la de oro pero esta es increíble igual. Agradezco todo el apoyo, en Salta están todos locos, las chicas del club se juntaban a ver el partido. No puedo creer cómo la gente estuvo bancando durante todo el torneo».

Delfina Merino: «Es de oro para nosotras por todo lo que hicimos durante la preparación. Fue algo atípico, una cosa de locos, nos tuvimos que reinventar por la pandemia. Por eso vale muchísimo esta medalla, más allá de que queríamos ganar la final».

Agostina Alonso: «Es algo importantísimo lo que logramos hoy. Hace cinco años, en Río de Janeiro, no se había conseguido hacer podio y eso fue lo que vinimos a buscar a Tokio. Nos vamos súper orgullosas con el papel que hicimos a lo largo de todo el torneo».

La hazaña de Las Leonas 

Las Leonas no tuvieron opciones frente al poderío del equipo europeo, que resolvió el partido con una ráfaga de goles en el segundo cuarto, todos a través de córners cortos facturados por la mediocampista Margot van Geffen y la defensora Caia Jacqueline van Maasakker en dos ocasiones.las leonas

Las Leonas luego de recibir la medalla de plata.

Al margen de la frustración por el oro esquivo y de los llantos desatados sobre la cancha al sonar la bocina del final, Las Leonas cerraron un torneo formidable en el que demostraron la vigencia del hockey femenino luego de la profunda renovación experimentada por el equipo.

En ocho participaciones olímpicas, las chicas argentinas se hicieron acreedoras de cinco medallas y tres diplomas: medalla de plata en Sydney 2000, Londres 2012 y Tokio 2020; bronce en Atenas 2004 y Beijing 2008 y séptimo puesto en Seúl 88, Atlanta ’96 y Río 2016.

En estos Juegos, Las Leonas lograron el mejor resultado de toda la delegación nacional y aportaron la segunda medalla después del bronce que ganaron Los Pumas 7s. durante la primera semana de competencia.

Países Bajos frustró a las argentinas por segunda vez (la anterior en Londres 2012), sumó su tercera medalla de oro y se cobró revancha de la final perdida por penales ante Gran Bretaña hace cinco años en Río de Janeiro.

El favoritismo del seleccionado europeo, bicampeón mundial vigente, se expresó con claridad en el primer tiempo de la final. Basadas en la presión sobre campo rival, las neerlandesas tomaron el control de la bocha, la gestionaron con lucidez durante el 60% del tiempo e impusieron condiciones reflejadas en las estadísticas.