Si el alumno no tiene síntomas, “no lo manden a hisopar”

0
148

El presidente del CGE y el responsable de Salud Docente se reunieron con los supervisores de las escuelas para definir el accionar ante caso positivo, sospechoso y contacto estrecho. La burbuja sólo se aísla ante un positivo confirmado.

En el marco de las confusiones que se generaron en torno a cómo actuar ante casos positivos por COVID tras el inicio de las clases presenciales, el director de Salud Laboral del Consejo General de Educación, José Gaspar Argüello, se reunió con el presidente del CGE, Alberto “Colita” Galarza y los supervisores de las escuelas para definir el accionar ante caso sospechoso, estrecho y positivo.

¿Cuándo debe aislarse la burbuja?

Según explicó Argüello, “se debe aplicar el aislamiento de diez días de todo el grupo únicamente cuando una de las personas de esa burbuja es caso positivo confirmado”.

En este sentido, explicó que “si 48 horas antes de dar positivo, el alumno o docente estuvo en contacto con la burbuja, automáticamente esa persona debe cumplir el aislamiento en su casa y sus compañeros de la burbuja son considerados como casos sospechosos y se los sigue clínicamente y, en caso de presentar síntomas, deben hisoparse a partir del quinto día”.

Por otra parte, aclaró que hasta el momento los casos estrechos “son de origen familiar, es decir casos estrechos de convivencia”. Para estos casos, sean docentes o alumnos “se debe hace un seguimiento domiciliario por 15 días”. En las escuelas “no hubo casos estrechos, sólo sospechosos, porque ante la presencia de un síntoma detectado al momento de ingresar, esa persona no entra a la escuela”.

“Están mandando a los niños a hisoparse”

Por otra parte, el director del CGE, Alberto “Colita” Galarza, se mostró preocupado porque algunas escuelas “están mandando a los niños a hisoparse”.

Al respecto, aseguró que “no debemos hacer eso, salvo que el alumno tenga síntomas”. Según Galarza, “lo que hay que hacer es cerrar la burbuja pero con esta acción basta. Si mandan a todos a hacerse el test, colapsa el Sistema de Salud”.

Por ello, desde el CGE pidieron a los directores que “no se tomen el atrevimiento de mandar a hacer hisopados, sólo deben aislar a la burbuja. En primer lugar porque probablemente dé negativo si lo hacen de manera inmediata y en segundo lugar porque ponemos en tensión al Sistema de Salud”.

Licencias otorgadas por COVID

Según dijo Argüello, “desde el inicio de la pandemia que hay licencias por COVID” aunque señaló que se produjo un incremento desde febrero”. Asimismo, señaló que “ninguna de las personas que se tomaron licencia por COVID superaron los estadios más graves de la enfermedad. Todos los casos se solucionaron con el aislamiento establecido de los 15 días”, aseguró. En cuanto a la cantidad de licencias que hay hasta el momento, Argüello confirmó que hay un total de 715, de las cuales 71 fueron del período del 1 de enero al 21 de febrero de este año, y 644 se solicitaron desde el 22 de febrero al 12 de marzo (período de presencialidad). Asimismo, dijo que “procesamos diariamente unas 30 consultas, lo que no quiere decir que todos los casos sean por COVID”.

Cabe destacar que la licencia es de corta duración y es únicamente para aquellos trabajadores que, tras presentar síntomas e hisoparse, dieron positivo.

“Aquel docente que está aislado por pertenecer a un grupo considerado como casos sospechosos pero que no tenga síntomas, debe seguir trabajando desde su casa”, explicó el titular del CGE, Alberto Galarza.

No se pide test negativo

Según dijo Galarza, para reincorporarse al ámbito laboral luego de los 15 días de licencia por COVID, “no se debe pedir el testeo negativo a los docentes porque si ya cumplió el aislamiento, no tiene sentido que sea un requisito”.

No obligatoriedad para mayores
El presidente del CGE, mencionó al diario Primera Edición que “hay un bache que tenemos que resolver” al respecto de la no obligatoriedad de asistencia a las escuelas para mayores de 60 años.

Según dijo, “se aprobó que durante los primeros 90 días el docente pueda continuar con la virtualidad si es mayor de 60 años porque es grupo de riesgo”. Sin embargo, “no se tiene en cuenta el caso de preceptores o porteros mayores de 60 que necesariamente deben asistir a las escuelas porque su trabajo depende de ello”. Al respecto, dijo que “todavía estamos viendo cómo solucionar ese tema porque el Decreto 344 no nos habilita a poner licencias ni suplentes”, explicó Galarza.

Finalmente, consideró que, pasados los 90 días y con la aplicación de las vacunas, la obligatoriedad de asistencia será también para mayores de 60 años.