Rusia salió a explicar por qué falta el segundo componente de la vacuna Sputnik V

0
211

El vocero del Kremlin se refirió a la escasez de la segunda dosis en la Argentina y aseguró que cumplirá con todas sus obligaciones.

Ante la incertidumbre creciente por la falta del segundo componente de la vacuna Sputnik V en la Argentina, el Gobierno de Rusia salió a aclarar que cumplirá con las obligaciones firmadas en el contrato, aunque reconoció que la “prioridad absoluta” por estos días es satisfacer la demanda interna.

Hasta el momento, la Argentina recibió 9.415.745 vacunas provenientes de Moscú, de las cuales 7.875.585 corresponden al componente uno y 1.540.160 al dos. 

A diferencia de las inyecciones de Sinopharm y AstraZeneca que también utiliza el país, las dos dosis de la Sputnik V son diferentes entre sí y la inmunización se completa con ambos componentes. Es por eso que en el último tiempo crecieron las dudas y las preguntas en los millones de argentinos que recibieron la primera dosis en marzo o abril y todavía no tuvieron noticias de la segunda, más allá de que la ministra de Salud, Carla Vizzotti, intentó llevar tranquilidad al señalar que “ninguna vacuna pierde efecto” con el tiempo.

Al respecto, el vocero ruso Dmitri Peskov se hizo eco de los cuestionamientos y explicó: “Efectivamente, como la prioridad absoluta es el consumo interno y la satisfacción de las necesidades internas, es en esta prioridad que los fabricantes y nuestros departamentos se están concentrando ahora”.

Peskov aclaró, no obstante, que “todas las obligaciones se cumplirán, si bien no es posible satisfacer absolutamente toda la demanda en el extranjero de inmediato”.

Por otra parte, el vocero también aseguró que Rusia ya resolvió los problemas detectados por los inspectores de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en uno de los centros de producción de la vacuna: “Hubo algunas deficiencias identificadas por el grupo de inspección y, por lo que sabemos, se han tomado en cuenta y se cambió todo lo que se tenía que modificar”.

Los inspectores de la OMS habían constatado sobre todo problemas en los datos de seguimiento del proceso de fabricación y en el control de calidad.

“Por supuesto que los controles necesarios por parte de los organismos de control están correctos. Es evidente que se trata del control más estricto posible”, afirmó Peskov.

La vacuna Sputnik V, que ya fue utilizada en unos 40 países, entre los que se encuentran Argentina, México, India, Pakistán y Brasil, todavía no está aprobada por el organismo regulador de la Unión Europea.

AFG – Clarín