Programas “Ahora”: Los consumidores podrán reclamar irregularidades de forma anónima

0
64

Desde la fiscalización de los Programas Ahora que lleva adelante el Ministerio de Hacienda, Finanzas, Obras y Servicios Públicos, se ha detectado que una serie de comercios, buscando ampliar su margen de ganancia, están aplicando un recargo sobre el precio final de los productos vendidos a través de los Programas Ahora. Infringir los Términos y Condiciones de cada programa, que los comercios aceptaron al sumarse, significa la inmediata expulsión del comercio del programa de beneficios.


EL Ministerio de Hacienda seguirá utilizando las herramientas de control con las que cuenta para identificar este comportamiento reprobable por parte de algunos comercios, pero para seguir fomentando el cumplimiento de las normas de funcionamiento es fundamental el compromiso de los consumidores, quienes ante cualquier incremento en el precio final del bien o servicio que van adquirir a través de los programas disponen de un formulario para reportar la infracción.
Los usuarios podrán hacer su reclamo completando el formulario en la página web de los programas: https://programaahora.misiones.gob.ar/reclamo-consumidor-diferencia-de-precio/. Para hacer valer sus derechos como consumidores y ciudadanos, los compradores pueden optar por completar este formulario tanto de forma anónima como a título personal, y tanto después de haber realizado la compra como no habiendo efectuado la operación.
Importante: no es necesario realizar una compra para elevar el reclamo, si el consumidor decide realizarlo de manera anónima, solamente deberá consignar la información de la localidad donde está instalado el comercio, el Programa al que está adherido y la fecha en la cual se detectó la diferencia de precio.
Los Programas Ahora son una herramienta impulsada por el Gobierno Provincial junto a las entidades financieras participantes y los comerciantes misioneros, con el objetivo de dinamizar la economía local en toda provincia, al cuidar el poder adquisitivo de las familias misioneras para que esos recursos se inyecten en los comercios de la provincia.
Estos últimos, al formar parte de los programas, se vuelven más competitivos a través de los reintegros y facilidades de financiación que pueden ofrecer a sus clientes, quienes, en la actualidad, priorizan el cuidado de su bolsillo.