Misiones reforzará con equipamientos a zonas afectadas por la bajante del río

0
73

El prolongado déficit de precipitaciones en la zona Norte del país y en buena parte de Paraguay y Brasil provocó una bajante histórica de los ríos Paraná, Iguazú y Paraguay, una situación que no se registraba hace 77 años. Por esta situación, como se anticipó ayer, el gobierno nacional decretó el estado de emergencia hídrica en Misiones, Corrientes, Formosa, Chaco, Santa Fe, Entre Ríos y Buenos Aires, que mediante el decreto 482/2021 “instruye a diferentes áreas de gobierno a adoptar medidas para mitigar las consecuencias de la grave situación que genera la bajante”.

Entre los principales puntos de la medida, que durará por 180 días, se advierte que por la bajante se “presenta eventuales afectaciones sobre el abastecimiento del agua potable, la navegación y las operaciones de puerto, la generación de energía hidroeléctrica y las actividades económicas vinculadas a la explotación de la cuenca hídrica conformada por los ríos Paraná, Paraguay e Iguazú” e invita a las provincias afectadas a tomar medidas para paliar la situación “en especial aquellas tendientes a disponer un régimen tarifario especial provisorio para los servicios de energía eléctrica, agua potable y transporte urbano para el sector productivo de las zonas afectadas, mientras dure la emergencia”.

En este marco, el gobernador Oscar Herrera Ahuad indicó que instruyó tanto al Instituto Misionero de Agua y Saneamiento (Imas) como a la Subsecretaría de Obras Públicas para tomar contacto inmediato con Recursos Hídricos de Nación, a fin de interiorizarse sobre los programas que se podrán ejecutar en el marco de la emergencia hídrica, que entró en vigencia ayer en las siete provincias alcanzadas por la medida.

“En principio apuntamos a la compra de bombas, dársenas, mangueras y elementos básicos. También para la construcción de nuevos pontones para la captación de agua cruda, eso es la urgencia”, afirmó el mandatario provincial en diálogo con El Territorio.

Al mismo tiempo, explicó que en la reunión con el ministro de Obras Públicas de la Nación, Gabriel Katopodis, se definieron detalles sobre las obras que apuntan a garantizar el abastecimiento, como así también el inicio de las obras civiles que ya están para ejecutarse o en pleno desarrollo.

Al respecto, el titular del Imas, Joaquín Sánchez, explicó a este medio que están en contacto con todas las cooperativas de la provincia con el objetivo de conocer los detalles y los inconvenientes que están registrando las entidades a raíz de la bajante de los ríos y arroyos misioneros. Adelantó que se trabajará conforme a las necesidades de cada caso en particular.

Por ello, insisten en el racionamiento del agua a los efectos de evitar posibles faltantes. Sobre todo, porque los pronósticos a largo plazo indican que la escasez de precipitaciones está lejos de ceder.

Como reflejó este medio días atrás, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) prevé un nuevo desarrollo de La Niña, que se caracteriza por la reducción de las lluvias, fenómeno que iniciaría a partir de agosto y se extendería por lo menos hasta finales del primer cuatrimestre del 2022.

Asimismo, tras conocerse la decisión de Nación, Jardín América resolvió declarar la emergencia hídrica producto de la bajante del Paraná, cuenca del cual dependen para el abastecimiento de agua. En este sentido, se suma a otros municipios que ya habían declarado la emergencia hídrica, como San Pedro y Bernardo de Irigoyen, este último, uno de los más castigados por la ausencia de abundantes lluvias.

Red de Medios