Los bancos abrieron este sábado, con un panorama mas organizado

0
264

La película de la cuarentena por el coronavirus produjo ayer una de las peores imágenes que se buscó evitar pero terminó siendo una realidad. Sin embargo hoy se pueden observar medidas para evitar la aglomeración de personas y asegurar el respeto de las distancias mínimas recomendables.

Ayer, larguísimas colas, mayormente integradas por personas que integran el grupo de mayor riesgo (mayores de 60 años), que son jubilados y pensionados con la necesidad de un cuidado especial en medio de la pandemia, llenaron las calles de las ciudades para hacerse de efectivo en las entidades bancarias públicas y privadas. Es que, finalmente, se produjo la reapertura de los bancos tras diez días de aislamiento preventivo obligatorio, para pagar haberes previsionales, planes sociales y fondo de desempleo exclusivamente.

Hoy, sin embargo, el paisaje no es el mismo, a pesar de que la gente continúa concurriendo a las entidades bancarias. Con la supervisión de la Dirección General de Seguridad de la Policía de Misiones, el paisaje de este sábado frente a las entidades bancarias es muy distinto, se dispuso un dispositivo especial en bancos de toda la provincia a fin de evitar aglomeración de personas.

Frente a las sedes de los bancos se dispusieron sillas con las distancias recomendadas entre sí y la cantidad de gente que concurre por lo menos hasta las 8.30 no era tanta como ayer, quizás porque se advirtió durante toda la tarde que no serían atendidos quienes no estén contemplados en el cronograma.

En inmediaciones de las entidades bancarias del centro de Posadas se observan calles cortadas por personal de tránsito municipal, además hay efectivos de infantería, de Salud y de la Municipalidad que asisten a quienes acuden a cobrar con alcohol en gel.

Cabe destacar que el disponer sillas fue algo que se vio ayer en San Ignacio, ciudad que viene haciendo bien las cosas en este sentido. En dicha localidad, la Comuna con la Policía de Misiones, Bomberos y otras organizaciones colaboraron para llevar orden y las medidas preventivas necesarias en la emergencia sanitaria.

Frente a las entidades bancarias hubo apoyo de médicos y enfermeros para atención de quienes esperaron retirar dinero. Se repitió el ya “clásico” corralito pero, a su vez, se implementó la colocación de sillas. Para la separación entre personas se pintaron líneas divisorias de la distancia social preventiva recomendada por los médicos.

El domingo 5 serán atendidos los beneficiarios con DNI terminados en 2 y 3.
Pendientes de cobro del mes de marzo y jubilaciones no contributivas:
– Sábado 4 de abril: 0 y 1
– Domingo 5 de abril: 2 y 3
– Lunes 6 de abril: 4 y 5
– Martes 7 de abril: 6, 7, 8 y 9

Beneficios correspondientes al mes de abril:
– Lunes 6 de abril: 4 y 5 Pensiones no contributivas
– Martes 7 de abril: 6, 7, 8 y 9 Pensiones no contributivas
– Miércoles 8 de abril: 0 Jubilaciones y Pensiones contributivas menores a 17.859 pesos

Entonces, este fin de semana sólo podrán cobrar quienes tengan haberes pendientes de marzo y jubilaciones no contributivas, cuyos DNI terminen en 1, 2 y 3.

Y a partir del lunes 13 de abril, se continúa con el cronograma anunciado por ANSES. También se informó que a partir de ahora el Ingreso Federal de Emergencia (IFE) solo se cobrará en cajeros automáticas.

Viernes de caos y multitud

Ayer, la situación encendió la alarma porque muchos de los que se movilizaron el viernes son misioneros que debían quedarse en sus casas, mantenerse aislados, tomar todas las precauciones para evitar el contacto con otras. Sin embargo constituyeron filas interminables donde la distancia entre las personas no se respetó en lo más mínimo, para evitar el contagio en caso de que alguno de ellos sea portador del coronavirus COVID-19.

Con la temperatura más baja de la semana, una buena cantidad amaneció en las colas para entrar antes a cobrar a su banco.

En el microcentro de la capital provincial, con el correr de las horas, el movimiento se intensificó al punto de recrear un día “normal” sin cuarentena. Las filas se extendieron por varias cuadras, siendo las mayoritarias en el anexo del Banco Nación, que comenzaba sobre calle Bolívar, seguía por Ayacucho hasta llegar a San Martín donde se ramificó en otras cuatro antes de ingresar al local.

Primera Edición