Leticia Díaz, la primera mujer en ocupar una jefatura en la Prefectura Naval

0
215

Cuando tenía ocho años y nadaba en el Club Náutico Arsenal Zárate (CNAZ), Leticia Díaz quedó deslumbrada. No podía dejar de mirar el uniforme de los prefectos que la acompañaban a ella y a los otros nadadores en las competencias. Sentía admiración por los hombres que recorrían el río en embarcaciones. Le gustaba mirar las formaciones, escuchar cómo cantaban el himno y observar cómo trabajaban. Hoy, 31 años después, se convirtió en la primera mujer en ocupar una jefatura de la Prefectura Naval Argentina (PNA).

Díaz es la primera oficial jefa de la PNA que, con el grado de prefecto, asumió una jefatura, en este caso Prefectura Dique Luján.

“Es un honor, es un orgullo. Evidentemente hice bien mi trabajo. El nombramiento es una recompensa. Me preparé para conducir, para ser jefa, para liderar“, sostuvo a LA NACION Díaz, un día después de haber sido puesta en funciones.

Díaz tendrá a su cargo a 65, entre personal subalterno y personal superior.

“Es un día muy importante porque ponemos en funciones a la primera prefecto a cargo de una unidad de la Prefectura Naval. Esto expresa y demuestra la profesionalización que están viviendo las fuerzas y reconoce, además, el trabajo que realizan las mujeres por especializarse, crecer y comprometerse dentro de la fuerza. Esto es también un símbolo de las políticas impulsadas desde el Ministerio de Seguridad de la Nación: generar condiciones de equidad e igualdad para el desarrollo de las carreras de quienes forman parte de nuestras fuerzas federales“, sostuvo la subsecretaria de Derechos, Bienestar y Género, Sabrina Calandrón, funcionaria que le entregó a Díaz una placa firmada por la ministra Sabina Frederic.

Díaz está casada con un oficial de la Prefectura Naval y es madre de un niño de ocho años, que ya sueña con ser prefecto, como sus padres. Fue aparte de la primera promoción de mujeres que egresaron como oficiales de los Institutos de Formación de la PNA.

“Me preparé, estudie y pasé por todo el proceso de selección”, explicó la flamante jefa de Dique Luján.

Egresó, junto con otras nueve mujeres, en 2003 como oficial ayudante. Su primer destino fue en Tigre, después fue trasladada a Puerto Madryn y, con los años y las capacitaciones, cumplió funciones en el Departamento de Investigaciones de Trata de Personas y en Inteligencia Criminal.

“Este tipo de decisiones promueve la equidad y la igualdad de género. También demuestra que si uno se capacita, se esfuerza y trabaja mucho puede tener resultados”, dijo a LA NACION Díaz.

La flamante jefa sabe que su desempeño puede abrirle las puertas a más mujeres en puestos jerárquicos. “Estoy muy comprometida”, explicó.

Ayer, después del acto oficial de su nombramiento, su madre, Gloria, enfermera de profesión, muy emocionada, se acercó y le dijo que se sentía muy orgullosa por su logro.

Me gustaría conducir la institución desde un lugar de mayor responsabilidad. Me gustaría poder ser parte de la plana mayor”, sostuvo, soñando un futuro, Díaz.

La Nación