En plena construcción del respirador, robaron las herramientas de la EPET 39 de El Soberbio

0
413

La comunidad de El Soberbio se solidarizó ante el robo sufrido en la institución y prestaron elementos para que terminen a tiempo el proyecto. Este jueves es la primera prueba del prototipo.

El equipo de trabajo de la EPET 39 se encontraba abocado a la culminación del proyecto de respirador mecánico de bajo costo cuando se dieron cuenta que fueron víctimas de un robo que dejó prácticamente sin herramientas a las aulas talleres.

Las pérdidas materiales se calculan en unos 80 mil pesos, aunque lo peor para los estudiantes y docentes fue encontrarse con la posibilidad de retrasar la entrega del proyecto destinado al sistema de Salud Pública de Misiones y a disposición de las demás escuelas técnicas para utilizarlo como modelo de diseño de otras máquinas.

En diálogo con PRIMERA EDICIÓN, el director del establecimiento y coordinador del proyecto del respirador mecánico, Sergio Vallejos, detalló que “el viernes habíamos pedido que ordenen un poco el taller porque había muchos cables desordenados; el domingo estuvieron acomodando todo para retomar el lunes el trabajo pero cuando llegó el equipo para continuar con el respirador mecánico se encontró con lo sucedido: entraron y robaron las herramientas”.

Respecto a lo que se llevaron, contabilizó que “faltan taladros, amoladoras, juegos de llaves regulables, mechas, cajas de tubos que son muy caras, se llevaron todo lo que había en el taller. Denunciamos una pérdida material de aproximadamente 80 mil pesos, teniendo en cuenta que son herramientas usadas porque comprar todo ese material a nuevo supera ampliamente ese monto. Para una escuela como la nuestra suplir ese costo en elementos de talleres es una fortuna”.

Vallejos contó además que “el proyecto se encuentra en confección de su parte mecánica y justo entraron al taller donde se estaba construyendo el respirador. Ante el robo de todas las herramientas, de manera urgente tuvimos que pedir a los vecinos que nos presten para seguir con el trabajo. Hasta ahora, la idea es no abandonar el proyecto. Por suerte conseguimos y el armado del respirador sigue con los elementos que tenemos”.

El director y docente de la EPET 39 remarcó que ante el terrible hecho delictivo y la pérdida para la institución, “la gente se solidarizó con la Escuela. También hicimos un contacto con el supervisor de la zona y la Subsecretaría de Educación para ver si puede haber una ayuda que venga desde el INET, pero eso lleva todo un proceso y es tiempo que no podemos perder. Además, cuando retomemos las clases, algún día, tenemos los tres talleres sin herramientas para los chicos”.

Por otra parte, señaló que esta escuela de El Soberbio “tampoco cuenta con aulas y seguridad adecuada, porque donde damos los talleres son todos espacios construidos con machimbres. Necesitamos de manera urgente que se haga un edificio como corresponde.

De todas maneras, con la crisis que estamos viviendo trataremos de seguir con lo que tenemos”.

Sobre el respirador mecánico, Vallejos explicó que “el prototipo se va a demorar unos días más para su primera prueba y creo que el jueves podremos arrancar la máquina. Asumimos el compromiso de que estaría listo en 15 días y a pesar del robo sufrido llegaremos a tiempo”.

En cuanto a su construcción, contó que “lo que nos iba a tomar más tiempo era la espera de un motor que habíamos encargado desde Santa Fe pero con la cuarentena iba a ser casi imposible que llegue, así que activamos este plan B. Logramos reemplazar este equipo con parte de tecnología de una camioneta Toyota que fue adaptada para el funcionamiento. El limpiaparabrisas de una Hilux terminó ahora como parte de un respirador mecánico”.

Durante la jornada de ayer estuvieron con el equipo técnico realizando una prueba del esqueleto del respirador pero “el prototipo tendrá su primer funcionamiento para el jueves”.

En materia de asistencia a la institución durante la cuarentena, Sergio Vallejos contó que “el pasto está muy alto y vamos a elevar un pedido para poder desmalezar los alrededores de la escuela.

En realidad, desde el municipio, cada 15 o 20 días se limpia pero acá rápidamente vuelve a crecer todo el pasto. Ante esto, siempre los alumnos traen algunas motoguadañas y nos ponemos a limpiar el establecimiento”.

Primera Edición