El Alcázar: Represión policial contra la comunidad de Perutí

0
298

La comunidad mbya guaraní de Perutí, ubicada en el Municipio de El Alcázar, con sus nuevas autoridades electas, lideradas por el cacique Hugo Cristian Cabrera, y las organizaciones sociales que integran la Unión de Trabajadores y Trabajadoras de la Economía Popular (UTEP), repudian el accionar de los representantes de la Dirección Provincial de Asuntos Guaraníes, que depende del Ministerio de Derechos Humanos, ante quienes, efectivos de la Comisaría de Caraguatay, este miércoles golpearon “salvajemente” a mujeres y jóvenes de la comunidad.


El hecho ocurrió cuando una delegación de la Dirección Provincial de Asuntos Guaraníes ingresaron a la Aldea Perutí, sin respetar la cuarentena impuesta por la pandemia por coronavirus tanto desde el Gobierno Nacional como provincial, y más aún sin el cuidado de cubrirse con barbijos. El grupo llegó hasta al domicilio de Ricardo González, el cacique destituido por la asamblea general de la comunidad, realizada el domingo 19 de abril, para entregar tarjetas sociales.


“Nos llama la atención la falta de respeto a las costumbres y a las autoridades recientemente elegidas por la comunidad, de parte de quienes deben preservar y proteger a las tradiciones y el pueblo guaraní”, señalaron las y los militantes de las organizaciones sociales.
Se negaron al diálogo y apelaron a la violencia
Al conocer la noticia de la visita de funcionarios de la Dirección de Asuntos Guaraníes, entre los que estaba la mano derecha de Arnulfo “Miki” Verón, Hugo Britez, hombres, mujeres con sus niños, fueron a esperarlos en “la tranquera” de acceso, para poner en su conocimiento la realización de la asamblea, y la necesidad de que gestionen ayuda alimentaria para paliar la difícil situación que está atravesando en la comunidad, debido a la pandemia por el Covid-19.
Pero los funcionarios se negaron al diálogo y en acuerdo con el anterior cacique, Ricardo González llamaron a la Policía de la Comisaría de Caraguatay, cuyos agentes llegaron y comenzaron a golpear a todos los que se les pusieron en el camino, lesionando seriamente a dos jóvenes de 13 y 16 años.
“Sin respeto por nuestros derechos ganados”
La comunidad mbya guaraní se siente violentada y agraviada por los funcionarios del Gobierno que no respetaron los derechos ganados con años de lucha, “violaron la Constitución Nacional y golpearon a nuestros niños y fuimos discriminados.
Pedimos a quienes nos agredieron que reflexionen en su accionar, que respeten nuestra cultura, organización, nuestras autoridades y derechos”, sostuvo el cacique Cabrera.  
Los guaraníes hacen un llamado de atención a la ministra de Derechos Humanos de la provincia, Graciela Leyes, y al director de Asuntos Guaraníes, Arnulfo Verón sobre “la actitud de sus empleados, e inicien las actuaciones administrativas que corresponden a los fines de corregir las conductas discriminatorias que persisten en las organizaciones estatales”, señalaron desde Perutí.