Detuvieron al hombre que fue a cazar con Tizato, último que lo vio con vida

0
357

Mientras se esperan los resultados de la autopsia al cuerpo hallado esta mañana en la laguna del campo La Rosita, en San José, fue detenido esta tarde el vecino de Cesar Daniel Tizato (16).


Se trata de Richard C. (44). Fue la última persona que lo vio con vida a fines de agosto cuando desapareció, en función de que desde el barrio Pindapoy fueron a cazar juntos a los terrenos privados de la firma Rosamonte, que tiene unas 4.800 hectáreas. Está incomunicado en la comisaría de San José.
En ese lugar los vecinos suelen ir en busca, sobre todo, de carpinchos, pero también se proveen de peces que sacan de las innumerables piletas artificiales que tiene la yerbatera. 
Esas actividades se hacen en una zona de mucha vegetación que se extiende por alrededor de seis hectáreas, desde la ruta provincial 105 hasta las vías del tren que salía de la histórica estación de Pindapoy, donde los cuidadores no recorren con asiduidad.
Existe un pacto tácito para que se muevan sólo por esa zona y Daniel iba asiduamente -mencionaron las fuentes- por lo que conocía el terreno. Nadie cree que se haya perdido.

La pesquisa
Cuando la familia -al notar la ausencia- le preguntó por el chico al ahora detenido, dijo que cuando estaban volviendo éste se había encontrado con “dos compinches” con los que decidió quedarse a pescar. La misma versión le dio a la policía.
La madre del adolescente, María Ester Da Rosa (40), recordó a El Territorio que “cuando eran las dos o tres y media por ahí de la tarde el vecino volvió solo. Pasó por acá y me dijo ‘vecina, su gurí no quiso venir conmigo, Dani no quiso venir conmigo. Quería pescar, nos encontramos con dos compinches que le invitaron para ir a pescar’ me dijo y se fue’’.
El sospechoso dijo que no conocía a estos dos hombres y ante los investigadores aseguró que dos veces insistió a Tizato que volvieran juntos, pero supuestamente se negó. 
Estas personas nunca pudieron ser identificadas ni pudieron ser localizadas. Es por ello, que el hombre estuvo demorado 24 horas -el lunes 31 de agosto- y después liberado, aunque siguió ligado a la causa que se instruye en el Juzgado de Instrucción 4 de Apóstoles por “desaparición de persona”.
Esta vez su detención fue ordenada por el titular del juez Miguel Ángel Faría, quien dispuso que permanezca incomunicado hasta tanto se conozca el resultado de la autopsia que hace el Cuerpo Médico Forense del Poder Judicial.

Boca abajo y con piedras


Como viene publicando este matutino, el cuerpo que se cree es de Tizato (16) estaba boca abajo, tenía colocada una campera con capucha y varias piedras adentro de la misma.  
Si bien es prematuro y recién la autopsia determinará con rigor científico la data y causa de muerte, esos datos obligan a los investigadores a no descartar la hipótesis de un posible homicidio y que se haya pretendido ocultar el cuerpo colocando peso para mantenerlo sumergido. La autopsia es determinante.

El Territorio