De atropellos y otras yerbas

0
168

Tras la decisión del Juez José Luis Casals de declararse competente para poner orden a un atropello de la autoridad judicial de Jurisdicción de Corrientes en lo referente a un pedido de una empresa para plantar cientos de tallas de yerba, Misiones le ganó la pulseada judicial a Corrientes. De ese modo, logró defender a miles de pequeños productores yerbateros en contra del oligopolio concentrado, que pretendía plantar miles de hectáreas en forma descontrolada para generar sobreproducción de materia prima y achatar el precio. 

Si esto hubiese ocurrido, se habría generado una grave y tremenda crisis yerbatera por falta de rentabilidad como ocurrió en los años 90, cuando los productores malvendían sus chacras por no tener ganancia con sus producciones.

El monopolio concentrado, que no se presenta solo en La Cachuera, sino también en Las Marías y otras grandes industrias de Corrientes, usó a un juez correntino para suspender la Resolución 170/21 del INYM que regulaba el crecimiento parejo para todos. 

Sin embargo, hubo una rápida reacción del INYM, del Juez Casals, y de los referentes políticos del Frente Renovador ─puntualmente Oscar Herrera Ahuad y Carlos Rovira─ que se pusieron al frente y advirtieron que defenderán la rentabilidad de las chacras misioneras y los precios actuales de la hoja verde, que se ubica en 50 centavos de dólar.

Misiones quiere un crecimiento equilibrado, con miles de productores ganando dinero y trabajando en sus chacras, todo lo contrario al modelo correntino, que tiene tres grandes empresas con miles de hectáreas controlando todo el mercado sin efectuar un derrame económico a otros actores.

El cuidado del mercado y de la zona productora es fundamental para tener un precio y rentabilidad, para mantener una economía agraria pujante, donde ingresen y se desparramen miles de millones de pesos cada año. Si no, los que ganan son los mismos de siempre, comprando materia prima por migajas y vendiendo 20 veces más caro.

Con todo esto, queda nuevamente a la vista que existen dos modelos, el modelo misionero que quiere tener a miles de productores trabajando y vendiendo a buen precio su producción, ganando dinero y criando a sus hijos en la chacra. Y el modelo correntino que quiere tener pocas empresas muy poderosas que compren barato y tengan rentabilidad millonaria, sin derramar a los pequeños.

Sabido es que un diputado nacional electo recientemente por Misiones defiende el modelo correntino, con pocos jugadores, muy grandes, dueños de las tierras y de las plantaciones, sin productores pequeños. Ese diputado trajo al gobernador de Corrientes en su campaña y lo puso como ejemplo de provincia. La pregunta que los productores se hacen es: ¿ese legislador defenderá los intereses de Misiones o de Corrientes a la hora de definirse?

Por lo que se ve, los diputados electos por Juntos por el Cambio ya tienen la postura tomada de integrarse al bloque nacional y defender la agenda que le ordenen los jefes del bloque, que están en Buenos Aires. Rechazaron la invitación del Frente Renovador de sumarse a un bloque neorevisionista que pelee por una Argentina más federal y que luche por beneficios para Misiones. No aceptaron la invitación del gobernador para trabajar por la Provincia.

Con esa postura, queda claro que pasarán a ser un voto más en la grieta entre macristas y kirchneristas, donde Misiones no tiene participación ni es prioridad. Su voz y su voto quedarán diluidos en un torbellino de acusaciones y denuncias cruzadas entre los dos bandos, sin discutir cosas que realmente interesen o beneficien a los ciudadanos.

Sobre las protestas de organizaciones sociales

Sabido es que Misiones tiene un esquema de asistencia que funciona sin reclamos. Sin embargo, en los últimos días, las organizaciones sociales kirchneristas como la CCC de Felipe Mazacote (que tuvo a Graciela de Melo como candidata en las elecciones que se celebraron este año) reclaman el aumento de la AUH.  Lo hicieron frente a la Casa de Gobierno, ya que como forman parte del esquema del gobierno nacional no se animan a hacerlo frente a la sede de la ANSES


Aunque estos piquetes son contra el gobierno nacional también buscan extorsionar al gobierno provincial para, de ese modo, manejar los recursos en Misiones.