Alerta por una modalidad de estafa a través de ofertas de créditos personales

0
150

En estos tiempos de pandemia, restricciones y necesidades económicas, proliferan las personas inescrupulosas que intentan sacar provecho estafando a las personas.
Esta vez fueron los damnificados (en Oberá) quienes decidieron alertar sobre el movimiento de supuestos administrativos de empresas crediticias que ofrecen a través de mensajes de texto en los teléfonos celulares, sumas de dinero en efectivo sin muchas condiciones excepto el pago por anticipado de lo que sería la primera cuota de la devolución.
Es decir que después de convencer a sus víctimas y acordar un monto, los estafadores calculan el supuesto valor de las cuotas mensuales exigiendo a la víctima que efectúe el primer pago por medio de un Rapipago o Pago Fácil para recién poder efectivizar el préstamo. Se quedan con esa plata y se borran.

Por mensajes

Según los damnificados que se contactaron con este matutino, los mensajes recibieron desde líneas con característica de Córdoba o Buenos Aires.
“Consultamos con 65 entidades y la única mutual que aprobó es una que da hasta 90.000 pesos pero piden compromiso de pago, o sea le hacen depositar la primera cuota del préstamo antes”, explicó el estafador a una víctima desde un número de la capital de país.
Siguió diciendo que “si le sirve le digo cómo, las cuotas las paga por Pago Fácil o Rapipago todos los meses. Le envío la grilla”.

La víctima -en este caso- se interesó, por lo que recibió las condiciones.
“Los 90 mil en 36 cuotas, la cuota sería de 3.750 pesos. Abona esa cuota, envía el comprobante de pago (foto al mismo número) y un número de CBU si dispone. Puede retirar por giro bancario con su DNI y el código que le generamos por ventanilla o en el correo con su DNI y el código que le mandamos”.
Sobre el tiempo en que demora la acreditación, desde el otro lado el desconocido aseguró que “tarda una o dos horas, o menos. Es rápida la acreditación”.

Trampa

En este caso las damnificada accedió con dichas condiciones e hizo un pago inicial de 5.280 pesos a nombre de una mujer, mandó el comprobante pero el préstamo nunca apareció. 
“Yo hice un pago el 23/09 y en dos horas me acreditaban el préstamo, pero hasta ahora no me acreditó ni contesta mis mensajes”, recriminó al número desde el cual la engañaron pero siguió sin tener respuestas.

Más en pandemia

Las estafas telefónicas o sus intentos son uno de los delitos más denunciados. 
Voceros judiciales y policiales coinciden que casi todas las semanas se registran casos de este tipo, donde los delincuentes se hacen con dinero sin ejercer ningún tipo de violencia y a veces sin dejar rastros. 
Y en los tiempos de pandemia la situación no cambió, sino que empeoró. Muchos estafadores se valieron de programas de asistencia como Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) o montaron páginas y perfiles truchos para aprovechar el auge de las ventas por internet. 
Una de las modalidades que crece ahora es a partir de la oferta de préstamos personales, tanto por redes sociales como a través de mensajes en los teléfonos celulares.

El Territorio